• LOGIN
  • No hay productos en el carrito.

Entrar

¿Por qué fallan las PC?

Has visto alguna vez un automóvil cuyo dueño al parecer desea destruirlo?: con latas dobladas, pintura sin brillo, para choques semi desprendido, cubierta del stop trasero rota y pegada con cinta transparente y las ruedas del vehículo lisas. Parece increíble pero hay similitudes de esta actitud en el trato con las computadoras.

Para ilustrarte sobre lo dicho citamos un caso tomado de nuestra experiencia diaria en el ejercicio del Servicio tecnico.

A raiz del lanzamiento de la suite de escritorio Microsoft Office 97, comenzaron a aparecer síntomas de lentitud en muchas computadoras. En ese entonces predominaban los procesadores de Intel de 100 MHz. Pero ya habían aparecido los procesadores MMX de 266 MHz y las placas motherboard ‘All in board’ ( placas de origen chino que traían la novedad de ‘ahorrarnos’ el modem, el video y el sonido, pues venían integrados en la misma placa).

A mitad de una mañana recibí una llamada telefónica de una persona desconocida solicitando un servicio técnico de emergencia, porque su PC estaba “paralizado”. El programa Word estaba trabajando con “efecto retardado” pues se escribía una palabra y esta se visualizaba al minuto.

Luego de hacerle varias preguntas identifiqué el problema y le ofrecí hacerle una visita a domicilio. No sin antes decirle que el servicio iba a tener un costo de US 18.00. El futuro cliente –como actitud común en nuestra íbero América- pidió que le hiciera una rebaja. Apelé entonces a uno de mis mejores argumentos para salvar la situación: le dije: – le propongo el siguiente trato: si resuelvo el problema Ud. paga la tarifa. Si no lo logro reparar, no me debe nada -.

No te recomiendo hacer esto a no ser que estés seguro de lo que haces. Pero es un reto formidable y concluyente para ‘cerrar’ tratos con clientes desconfiados.

Así que me subí a mi automóvil y fui a resolver el problema. Me encontré con un PC lleno de polvo, con procesador Pentium de 100 MHz, 16 megabytes de memoria Ram y disco duro de 1.2 gigabytes, todo funcionando bajo Windows 95. No había duda de que el cliente no sabía valorar su máquina.

No disponía de regulador de voltaje. Un multitoma ‘protegía’ el PC. Abrí el programa Microsoft Word hice click en el menú ‘Herramientas’ luego en ‘Opciones’ y después en el menú ‘Ortografia y gramática’ Alli deshabilité las opciones ‘Revisar gramática mientras escribe’ y ‘Revisar gramática con ortografía’. Para terminar hice click en ‘Aceptar’. Y cobré mi servicio. El cliente quedó satisfecho y yo me fui triste…porque todas mis sugerencias y consejos para ayudar al PC, solo significaban “gastos” accesorios.

Lo que no se debe hacer.

Ejemplos. 1.El teclado se ha puesto “duro” y falla el contacto de la tecla Enter. El operador decide entonces que ha llegado la hora de poner en práctica sus dotes de boxeador y duplica los golpes sobre la indefensa tecla. La solución: limpiar los contactos o reemplazar el teclado pues podría llegar a generar un cortocircuito permanente.

2. El cartucho de la tinta de color está agotado. Por lo tanto la impresora deja de imprimir. El operador toma entonces una jeringa y lo inyecta con tinta negra para “engañar” a la máquina. Al tiempo la máquina está trabajando intermitentemente y el sitio de descanso del cabezal esta inundado de tinta que amenaza regarse y generar un cortocircuito.

3. El PC empieza a emitir un ruido “de avión”. El operador golpea el gabinete o chasis y el ruido desaparece. La situación se repite hasta que un día se siente un olor a bakelita quemada: la placa modem fax ha exhalado su último aliento debido a que el extractor de aire de la fuente se paralizó y la placa no soportó el calor. El error? no revisar de donde exactamente provenía el ruido.

4. El PC tiene pocos recursos: disco duro pequeño, memoria reducida, procesador lento. Pero al operador le fascina grabar las nuevas versiones de programas y trabajar con muchas aplicaciones a la vez sin tener en cuenta las limitaciones físicas de la máquina. El escritorio de Windows en este PC parece un arbolito de navidad por los iconos de la multitud de “utilidades” que captura de Internet. El computador cada día está más lento.

El operador deduce que si Windows tiene herramientas “automáticas” de mantenimiento del sistema, es bueno habilitar todas las tareas que encuentra en Programas, Accesorios, Herramientas del Sistema, Asistente para mantenimiento, pues así el no tiene que tomarse la molestia de hacer el trabajo manualmente. La contraparte: las actividades de mantenimiento comienzan a operar en el trasfondo (como si el PC estuviera corriendo todo el tiempo) y dada la poca capacidad de hardware, cada tarea de mantenimiento dura horas.

Ante la postración del computador el operador opina entonces: que ha sido estafado, que el PC es malo, que el programa fulano es pésimo, que el proveedor de Internet, no sirve, etc. La solución: hacer trabajar al PC con la carga correcta que puede soportar.

Conclusiones.

Los cuidados y mantenimiento de una computadora podrian cumplir los periodos y revisión de piezas que una máquina de producción o un automóvil cumplen. No se trata de un sistema que se pueda mantener solo. Para notarlo recordemos que hay piezas electromecánicas que se desgastan: el disco duro, los ventiladores y los cabezales de lectura.

Por otra parte el calor y el polvo contribuyen al desgaste de circuitos al exponerlos a condiciones extremas de trabajo, si no se conservan frescos y protegidos de las alzas de voltajes. También las placas se aflojan con las vibraciones, originando mala conducción y cortos.

julio 6, 2018

0 responses on "¿Por qué fallan las PC?"

Deja un mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

X